BIENVENIDA

A todos mis compañeros de estudios, proximamente publicaré los trabajos que he realizado junto con mis compañeros de grupo durante transcurso de este diplomado. Espero que los ayude como referencia cuando apliquemos lo aprendido en nuestro desempeño como docentes. Éxitos!!!

viernes, 3 de diciembre de 2010

El Proceso de Evaluación Escolar

Uno de los principales cuidados que debe  tener el docente al ejercer su profesión es la manera de evaluar el aprendizaje que han adquirido sus alumnos, es por ello que debe emplear las estrategias más idónea a la hora de realizar el plan de evaluación del contenido programático establecido y no hacerlo a la ligera o espontáneamente pues debe ajustarse a los lineamientos establecidos en la Ley de Educación, adecuarse a los principios de la Institución Educativa y ser efectivo para comprobar si el alumno alcanzó los objetivos  que se buscaba inculcar.  Existe una amplia gama de tácticas metodológicas que pueden orientar al docente en el proceso educativo y que buscan  formar un aprendizaje significativo en el educando  y que se evidenciarán en la evaluación.
Tradicionalmente la educación se ha enfocado en un contexto conductista donde el profesor centraliza el proceso de enseñanza, es la máxima autoridad, toma las decisiones y tiene la última palabra, aplicando la estrategia metodología de clase magistral (el profesor posee todos los conocimientos) y el estudiante tiene un rol pasivo en su educación, sólo cumple órdenes y su evaluación es realizada directamente el profesor a través de exámenes, generalmente de contenido memorístico. Ante tal situación  el estudiante no adquiere un aprendizaje significativo, pues estudia únicamente para aprobar la evaluación asignada, buscando la aprobación del profesor y con ello de la asignatura, en otras palabras, para cumplir con las formalidades de la materia, y sabiendo que a la larga ese aprendizaje no se repetirá, pues es de carácter temporal.
 Nuestra Ley de Educación establece los lineamientos que debemos tener en cuenta a la hora de realizar los planes de evaluación de las asignaturas.  Es por ello que en  la evaluación deben aplicarse aspectos como: ser diagnóstica (antes) pues identifica  las aptitudes, destrezas, interés y motivaciones de los estudiantes que privilegie el aprendizaje individual y grupal; ser formativa (durante) pues debe identificar las fallas para reorientar al estudiante y al proceso de aprendizaje para lograr  que el alumno alcance las competencias, contenidos y objetivos programadas según su nivel de enseñanza; y  ser sumativa (al final) para apreciar cuali – cuantitativamente los logros adquiridos por el educando a los fines de orientar las decisiones y calificar. En los primeros años de enseñanza (preescolar, básica I y II) vemos una evaluación cualitativa y en los niveles medios (básica III) y últimos (MD y superior) es cuantitativa. Observamos, entonces, que el proceso de evaluación  permite establecer y valorar el logro de objetivos, tomando en cuenta las direcciones en las cuales se produce el aprendizaje con la finalidad de tomar determinaciones que contribuyan a reorientar, mejorar y garantizar la estrategia pedagógica.  
Para asegurar una exitosa planificación metodológica se debe considerar:
·         ¿A quién enseñar?: referido al alumno a quien se va a educar tomando en cuenta sus conocimientos previos y las características del educando.
·         ¿Por qué ensenar?: relacionado con los objetivos de la educación.
·         ¿Cómo enseñar? Referidos a las estrategias metodológicas que el docente puede aplicar para lograr los objetivos que se propone.
·         ¿Cómo verificar y evaluar?: referido a la forma de recoger datos relacionados con el aprendizaje de los estudiantes, con la finalidad de determinar si la enseñanza está dando los efectos esperados, si es adecuado a que se destine y si es preciso hacer reajustes en la planificación. [1]
         Para que la planificación metodológica logre abarcar el contenido de la asignatura satisfactoriamente es necesario emplear diversas estrategias metodológicas a fin que el profesor pueda obtener información de la actuación del aprendiz, realice observaciones, mediciones y registros del comportamiento y evaluar parcial o totalmente un objetivo o una competencia  a través de trabajos, actividades, tareas o acciones realizados por los alumnos que expresen si lograron alcanzar el objetivo evaluado.
         Existen muchas y variadas estrategias de evaluación según sea el nivel de enseñanza, por ello el docente debe ser creativo a la hora de evaluar  al aprendiz, a fin de que ésta se convierta en una actividad motivacional y no represiva en los estudiantes. Entre  las más aplicadas por los docentes están las pruebas donde el alumno responde a las preguntas formuladas por el profesor, pueden ser escritas, orales o prácticas; las exposiciones donde se evalúa la investigación, creatividad y dominio de un tema; Mapas mentales que  indican  la capacidad de síntesis y organización; los  juegos que demuestran la comprensión  y cumplimiento de reglas; las didácticas grupales (carrusel de aprendizaje, la pecera) que demuestra la capacidad de trabajar en grupos, síntesis y aprendizaje rápido.  Es importante que en toda estructura de evaluación debe haber un grado de dificultad bajo, medio y alto y ser cotejado claramente en la tabla de especificación que debe tener cada evaluación y que refleja si la estructura y puntuación de la evaluación está cónsono a la relevancia de los objetivos estimados.
El docente ha cambiado su rol protagónico en la educación y lo comparte ahora con el estudiante, por ello debe involucrarlo en la toma de decisiones  sobre las estrategias de evaluación que se van aplicar, para que a través del consenso se establezca el plan de evaluación, cumpliendo siempre con la normativa legal e institucional, pero buscando obtener un aprendizaje significativo en el contenido programático diseñado para el año escolar. La educación cambia, entonces su concepción conductista pasa a una concepción constructivista pues el alumno se convierte en protagonista de su aprendizaje, obteniendo un efecto positivo: ganar – ganar pues el alumno se siente más motivado, responsable y el profesor obtendrá resultados significativos al momento de aplicar y valorar una evaluación.


[1] ALVES de Matos, Luis. Compendio de didáctica General. Edit. Kapalusz, Buenos Aires, p. 45

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada